SITGES 2008: UNA ODISEA FESTIVALERA

La cuadragésimo-primera edición del Festival Internacional de Cinema de Catalunya ha sido, una vez más, una agradecida vía de escape para todos aquellos aficionados al cine fantástico. Este año, sirviendo como excusa el cuarenta aniversario de “2001: Una odisea del espacio”, el festival ha decidido homenajear a la ciencia-ficción mediante la proyección de clásicos como “King Kong”, “El planeta de los simios” e incluso “Barbarella” (que se rumorea que tendrá remake a manos de Robert Rodríguez).

La selección de la Sección Oficial ha sido de lo más acertada, incluyendo títulos tan esperados como la polémica “Martyrs”, la muy recomendable “Let the right one in”, o la premiada “Surveillance” de Jennifer Lynch, sin olvidarse de esas películas que, de no ser por eventos de este tipo, muchos sabrían de su existencia, pero nadie podría disfrutar de ellas en la pantalla grande.

Pero no sólo de los largometrajes a competición vive el festival, a menudo, encontramos pequeñas joyas fuera de concurso, en la sección asiática e incluso en la bizarra Brigadoon. “JCVD” es, sin duda alguna, uno de los films más valientes fuera de competición. El francés Mabrouk El Mechri recicla a un Van Damme relegado a la estantería de los héroes olvidados para convertirlo en un falso biopic que, como una especie de catarsis fílmica, lo convierte en mito. Tres hurras por Van Damme, que sabe reírse de sí mismo y que, quién sabe, quizá haya reorientado su carrera hacia una vertiente menos física y más melodramática.

También pudimos disfrutar de la pareja Gondry/Kaufman que tantas alegrías nos han dado en películas como “Human Nature” u “¡Olvídate de mí!”, pero esta vez por separado. El francés aporta su granito de arena al filme coral “Tokyo!”, complementando a otro paisano, Léos Carax, y al surcoreano Bong Joon-ho (realizador de la aplaudida “The Host”). Aunque la película no sea una obra maestra, regala al espectador imágenes de indudable belleza y destila surrealismo por los cuatro costados. De la misma forma, el idolatrado Charlie Kaufman (responsable también de los libretos para “Cómo ser John Malkovich” y “Adaptation: El ladrón de orquídeas”) se aventura en su primer largometraje como director, presentando en “Synecdoche, New York”, una compleja historia donde fantasía y realidad se ahogan entre las excelentes interpretaciones de los siempre eficaces Phillip Seymour Hoffman y Samantha Morton, aunque convirtiendo el filme en un proyecto quizá excesivamente personal y, en mi opinión, que no convence en absoluto.

En la sección asiática, “Crows Zero”, el filme más taquillero de Takeshi Miike, y “20th Century Boys” se erigen como representantes de las adaptaciones manga, así como “Sky Crawlers” de Mamoru Oshii y “Freedom”, apadrinada por el mismísimo Katsuhiro Otomo, como los dos animes (con perdón del rebuild “Evangelion 1.0: Your are (not) alone”) del festival. Miike sigue en su línea y, como siempre, se mete con facilidad el público en el bolsillo y Yukihiko Tsutsumi, con “20th Century Boys”, logra una entretenida adaptación del multipremiado manga de Naoki Urasawa, aunque algo teatral y con tufillo a deuvedé.

En resumidas cuentas, a pesar de haber sido una edición algo descafeinada en cuanto a invitados, Sitges no ha decepcionado y sigue ostentando el título de festival más freak del país. Exposición benéfica con King Kong como protagonista, el retorno de Guy Ritchie a sus cerdos y diamantes, caminata zombie con George A. Romero dando el pistoletazo de salida, lo nuevo del estudio Ghibli, Kitano en un kaiju eiga y “Repo!: The genetic opera” a la cabeza de una nueva inquisición festivalera: fuera del cine, nada de cámaras, arco de seguridad… ¿y todo por Paris Hilton? Impagable.

Javi Araguz
autor de “El Mundo de Komori”
para
www.cineactual.net