Terminator: Genesis

9

Desde que conocimos el proyecto, todos pensamos que algo tan sagrado como las dos primeras películas de Terminator no se deben tocar. Incluso el propio James Cameron piensa igual. Una cosa es expandir el Universo o enfrentarlo a Robocop y otra es modificar las bases, lo que originó Skynet, Sarah Connor y Ciberdyne System.

Aunque de forma parecida se sintieron los Trekkies cuando reiniciaron la saga Star Trek, para darse cuenta en el estreno de que ambas realidades coexisten perfectamente y dan validez la una a la otra. Pues algo parecido quieren intentar en esta película, cuyos viajes temporales harán que la historia se amolde a los acontecimientos que ya conocemos de memoria.

A continuación, y tras el salto para no reventar una posible escena de la película que ocurre de manera paralela a la primera Terminator, os contamos lo que Drew McWeeny (periodista, cotilla máximo de Hollywood), trabajador de Hitfix, ha conseguido leer en un borrador del guión.

“Hay una escena en el guión donde, literalmente,vemos una escena de la primera Terminator. Exactamente donde Arnold aparece por primera vez y los punkies le amenazan, le arranca el corazón a Bill Paxton (en realidad es a Brian Thompson), coge sus ropas y se va. En cuanto termina la escena, vemos a otro Arnold Schwarzenegger, más viejo y barbudo en una versión diferente de Terminator, apareciendo desde un lateral e interpretando otra escena justo donde tuvo lugar el primer incidente.”

Así que puede que tengamos una realidad alternativa, o una especie de paradoja temporal donde lo que pase en esta película realmente propicie lo que tenga que pasar en la primera Terminator. En la tercera película ya se modificó la fecha del Juicio Final ¿Porqué no puede ser una nueva línea temporal (siguiendo la excelente explicación de pizarra del almanaque de Biff) y pertenecer las dos primeras a la línea canónica y original?

De hecho, todo este meneo temporal tuvo sus críticas con la tercera película, ya que en la primera película el viaje de Kyle Reese nos demuestra un futuro inalterable, John Connor mandó a su padre al pasado porque sabía que tenía que hacerlo. El tiempo para Reese no es lineal y su futuro inalterable. Volver es lo que hizo que naciera John, eso no se puede cambiar, un futuro inalterable.
En la tercera hay una alternativa, se cambia el futuro, la fecha del Juicio y situaciones varía. ¿Es entonces el futuro inalterable o no lo es? ¿Es una realidad paralela?

Ya nos lo explicarán (o no). Mientras tanto, aquí os dejamos una imagen que el propio Aaron Williamson publicó en su twitter tras la confirmación de él mismo de que será un T-800. Quizás otro que venga del futuro, que se añade al original de la primera película y el viejo T-800 que cuenta el guión, siendo tres T-800 interactuando a la vez en los años 80.

Compartir.